Francisco Escuela Losada

Elecciones icatf y nuevas tecnologías

Como sabemos, hace breves fechas se llevó a cabo en el seno de nuestro Colegio de Abogados, el acto más importante de participación colegial, como fue la elección de una nueva Junta de Gobierno. Vaya de antemano mi reconocimiento al esfuerzo que supuso para todos los participantes en dicho proceso (Candidatos, Comisión Electoral, Interventores, empleados del Colegio…, Etc.) porque sé a nivel personal el trabajo que conlleva. El objeto de este artículo es dar mi opinión y transmitir al resto de compañeros los avances alcanzados en el ICATF utilizando las Nuevas Tecnologías,  en lo referente a las elecciones de la Junta y que, muchas veces, pasan desapercibidos. Como siempre digo, mi opinión vendrá conformada como usuario habitual de la tecnología, en mi condición de Abogado en ejercicio y conocedor de la Institución Colegial, y no como técnico especialista, con lo cual, pido disculpas de antemano ante posibles errores de terminología técnica.

La utilización de medios electrónicos en el Proceso Electoral fundamentalmente comenzó cuando la Comisión Electoral facilitó a los candidatos la relación de los Colegiados en formato digital. Para tranquilidad de todos, en estricto cumplimiento de la normativa de Protección de Datos, solo se entregaron los datos de carácter profesional permitidos por dicha regulación, pero además destinados a un fin colegial  en concreto, como así se hizo, las elecciones del Colegio de Abogados. A partir de ese momento, las candidaturas, vía correo electrónico, se pusieron en contacto con los electores mediante mensajes de este tipo.

La nota relevante de las comunicaciones efectuadas por los candidatos a los electores fue su realización mediante correos electrónicos, frente a otras etapas pasadas donde los listados electrónicos se utilizaban esencialmente para poder confeccionar cartas postales que, por cierto, suponía un trabajo largo, tedioso y, a veces, ineficaz por la vicisitudes de Correos, amén del coste económico. La principal novedad de las comunicaciones en formato “mail” por parte de una de las candidaturas,  fue la personalización del mismo, mediante una carta abierta, a modo de presentación, expresando una llamada personal del candidato a Decano en relación con unos aspectos específicos de la profesión, lo que desde mi punto de vista, sin entrar a valorar el contenido, resultaba más atractivo y cercano para los electores.

Las candidaturas que se presentaban, como era lógico, también utilizaron el correo electrónico para hacer llegar a los electores sus programas y aspiraciones, así como, un acceso directo a su página web, donde con mas lujo de detalles e imágenes se podía conocer mejor a los candidatos. Se echó de menos en esta era de las “redes sociales”, el que los candidatos no utilizaran este tipo de entorno en internet (FACEBOOK, TWITTER. ETC.), tecnología gratuita que ayuda enormemente a tener un mayor flujo de contacto entre candidatos y electores, baste como ejemplo que los políticos lo utilizan cada vez más.

Quizás el mayor salto tecnológico donde se ha visto es en la institución Colegial, y tenemos que decirlo, gracias al encomiable trabajo de su Área Tecnológica. Las convocatorias  se notificaron mediante correo electrónico e inserciones en nuestra página web, y también se hicieron las ya habituales comunicaciones SMS (mensajes a móviles) de los aspectos más relevantes, con lo que se consiguió que el colegiado estuviera perfectamente informado, sin dilaciones de todo el proceso electoral y del resultado del mismo. Pero lo que resultó más novedoso y de gran utilidad, fue la aplicación (programa informático) ideada para llevar “el control y seguimiento de las votaciones y su escrutinio”. Téngase en cuenta que en esta elecciones por primera vez se contaron con dos mesas electorales, donde los colegiados podían ejercer su derecho al voto; la habitual en la sede oficial del Colegio y otra instalada en las dependencias del Sur, esto suponía una mayor complejidad para el seguimiento del voto, especialmente por parte de la Comisión Electoral. Los técnicos del Colegio solucionaron el problema mediante la utilización de una aplicación, dicho sea, de bajo coste, como es la que ofrece GOOGLE DOCS (herramienta del conocido buscador que permite crear y compartir trabajo on line), que facilita tener alojados en un servidor accesible vía internet, una serie de carpetas y archivos con los datos necesarios para verificar el proceso electoral.

El Área Tecnológica del Colegio, supervisada por la Comisión Electoral, era quien podía acceder y controlar esa información en internet. Pues con estos recursos los Técnicos del Colegio alojaron en formato Hoja de Cálculo la relación de los Colegiados (nombre, número y situación), a los efectos de ir verificando quién ejercitaba su derecho a votar. Todo esto se hacía on line,  de tal manera que sobre un único censo colegial ubicado en internet, trabajaban las dos mesas electorales referidas, evitando entre otras cosas, la duplicidad del voto. Todo este proceso, bajo control de la Comisión electoral, también era verificable visualmente, así pudimos observar los que fuimos a votar como mediante un retroproyector se exhibía en la pantalla del Salón de Actos, a tiempo real, las evoluciones de dicho censo.

Con similar tecnología, que reiteramos de fácil uso y escaso coste económico, se llevo a cabo el escrutinio. Se confeccionó por el responsable tecnológico del colegio en unión de la Comisión Electoral, una hoja de cálculo, que mediante la inserción de una serie de datos, permitió de una manera segura y rápida la evolución del escrutinio electoral y el resultado final. No obstante, también se cotejó por los apuntes manuscritos de los miembros de la mesa e interventores, los cuales, visualmente y mediante la pantalla observaban el recuento. Para algunos, como yo, que con el sistema tradicional, recordábamos con horror estar hasta la madrugada, en una interminable jornada, el verificar la rapidez y prontitud de los resultados supuso una gran satisfacción.

Evidentemente esta técnica puede ser mejorada, pero es importante no sólo valorar su utilidad como herramienta, sino también como filosofía de uso de las nuevas tecnologías en un colectivo como el nuestro poco proclive a ella.

No estaría completo este comentario sin aportar una serie de sugerencias y observaciones, a tener en cuenta, que desde mi modesto conocimiento podrían ser interesantes.

El censo electoral sólo se publicó en formato papel y en las dependencias físicas del ICATF. Hubiera sido recomendable su inserción en el área restringida de la página web del ICATF, lo que evitaría tener que desplazarse al Colegio.

Otra sugerencia, ésta para los posibles candidatos, además de haber utilizado las redes sociales, pudieron haber llevado el seguimiento de las votaciones y el punteo del censo mediante “dispositivos electrónicos” (ORDENADORES PORTÁTILES, NETBOOK O SIMILARES…, INCLUSIVE TELÉFONOS MÓVILES), al fin y al cabo, la información estaba en una Hoja de Cálculo que ya tenían las candidaturas. Tanto los candidatos para su seguimiento o los Interventores en su labor de control, mediante estos dispositivos les hubiera sido mas fácil ese cometido. La verdad me sorprendió que los interventores utilizaran las mismas herramientas que hace 10 años, en la mayoría de los casos poco útiles…..(puntear listados en papel).  Pero es más, pudieron haber colgado la hoja con el censo en un espacio on line, como el utilizado por el Colegio, con los accesos controlados, de tal forma que se hubiera trabajado sobre una sola lista. Las herramientas (gratuitas) estaban, además el Colegio tiene en su sede conexión inalámbrica libre para los colegiados, lo que supone más facilidades. Igualmente el ICATF también pudo haber colgado la información que se visualizaba en la pantalla del Salón de Actos en su página web, de tal forma, que desde cualquier ordenador conectado a internet fuera visible para los colegiados (estableciendo previamente las medidas de seguridad y privacidad necesarias).

Para un futuro próximo, debería potenciarse otra herramienta tecnológica, de la cual el ICATF ha sido pionero en Canarias, el uso de la firma electrónica para emitir el voto por correo electrónico. Esto ya está reconocido en la normativa societaria y mercantil, eso sí, con las previas adaptaciones de sus normas estatutarias. Modificando mínimamente nuestro Estatuto, se podría utilizar, bien es cierto que habría que realizar inversiones para establecer una sistema de escrutinio electrónico de ese voto, pero ello supondría el facilitar una mayor participación y acercamiento de los colegiados en la vida del ICATF, y me refiero no solo a los procesos de elecciones de Juntas de Gobierno, sino también a cualquier votación colegial (Asambleas colegiales, Juntas, Comisiones…etc.).

Es importante resaltar que esta tecnología tiene un coste económico relativamente barato, inclusive gratuito, y además suele venir apoyada por las Administraciones Públicas mediante la concesión de subvenciones y ayudas.

Así y todo, veo muy positivo los avances que he comentado, y espero que la nueva Junta de Gobierno, la cual, ha surgido en unas elecciones desarrolladas tecnológicamente, siga con esta línea y filosofía de fomentar el uso de las nuevas tecnologías en todo el ámbito Colegial.

FRANCISCO ESCUELA LOSADA

ABOGADO COLEGIADO 1259

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies